ESTADÍSTICAS DE CUANDO LA POLÍTICA SE CONVIERTE EN POLITIQUERÍA.

UN ANÁLISIS ESTADÍSTICO DE LA POLÍTICA COLOMBIANA…

Es muy común escuchar que “Colombia No Sirve” o que “El Presidente No Sirve”, inclusive a muchas colombianos les han inculcado eso pesimismo sobre el país desde muy pequeños; en vez de enseñarles a valorar el gran País en el que vivimos.

Las encuestas sobre el actual gobierno nacional no escapan a eso, estos estudio han arrojado que los colombianos piensan que el Gobierno Nacional estuvo Mal y que como se nos ha inculcado y mucho lo hemos visto, hablo de cuando los dirigentes políticos, llegan a ocupar Cargos Públicos Gubernamentales, luego de haber ejecutado una excelente campaña a base de promesas, proselitismo y “compra de Votos”, este último un secreto a voces.

Por lo general, una vez estas personas llegan al poder, se olvidan del pueblo que los llevo a donde están, algunos si le retribuyen a las comunidades el apoyo que le dieron en sus campañas, pero es común ver que el verdadero significado de “Política” se ha perdido, la política es buscar el bien común, antes de él bien propio. El común denominador es que los dirigentes se olvidan de lo que prometieron, incumpliendo con sus palabras.

El actual Presidente de Colombia, no escapa de este fenómeno, tal cual como lo demuestran las encuestas. Las Estadísticas demuestran que este señor, no ha cumplido a cabalidad con lo prometido y planeado una vez llego a la “Casa de Nariño”.

Sabemos que la estadística es una ciencia formal que estudia la recolección, análisis e interpretación de datos, ya sea para ayudar en la toma de decisiones o para explicar condiciones regulares o irregulares de algún fenómeno o estudio aplicado, de ocurrencia en forma aleatoria o condicional. Sin embargo, la estadística es más que eso, es decir, es el vehículo que permite llevar a cabo el proceso relacionado con la investigación científica. De eso se trata el análisis hecho por las revistas especializadas en política y sociedad, una explicación de los fenómenos regulares e irregulares que han rodeado el Gobierno Nacional y la Política Colombiana en General; observado desde el punto de vista de un estudio estadístico y sus resultados.

La política de Colombia se ha caracterizado, a lo largo de su historia, por un predominante bipartidismo; siendo de los pocos países latinoamericanos donde el Partido Liberal (Centro-Izquierda) y el Partido Conservador (Derecha), sobrevivieron como agrupaciones hegemónicas hasta el siglo XX, aunque en el siglo XXI esto ha cambiado bastante.

La historia colombiana se ha caracterizado por el radicalismo político que ha desencadenado numerosas conflictos armados internos, guerras civiles que incluso conllevaron a la separación de Panamá. Durante principios del siglo XX, luego del final de la Guerra de los Mil Días, los ideales comunistas tomaron fuerza y se afianzaron en el ala radical del Partido Liberal y también conllevó a la creación del Partido Comunista Colombiano y otros partidos más que con el tiempo desaparecieron. Sin embargo, este y los demás partidos de izquierda siempre fueron minoritarios. Más recientemente, la socialdemocracia logra verse como una segunda opción de poder con varios Partidos Políticos de Izquierda y surgen también Partidos de casi Ultraderecha nacidos como disidentes del partido Liberal y disfrazados como partidos de “Centro”, principalmente son agrupaciones políticas que se ha convertido en los partidos más grandes del país y que han predominado en el poder hace casi 16 años.

En el marco de estos fenómenos políticos, Colombia se enfrenta a otros conflictos de tipo socio-cultural y económicos, aquellos conocidos a nivel mundial, como “Problemas Globales Contemporáneos”, problemas como la pobreza, la violencia, el desempleo, el terrorismos, la deuda externa, la inflación, entre otros que se constituyen en los retos del Gobierno Nacional, para lo cual se formula un “Plan de Desarrollo”, el cual según las encuestas, es percibido por muchos colombianos, por decirlo de alguna manera como un “Plan de Papel”, puesto que no se ha demostrado su cumplimiento.

Según las estadísticas y las publicaciones especializadas, el segundo periodo del gobierno actual ha sido casi pésimo a pesar de que se lograron ciertas cositas. En los últimos 12 meses debía consolidar su ambicioso plan de gobierno y el cambio de estilo político, reflejándose en bajos niveles de popularidad que no se veían en Colombia desde hacía mucho tiempo.

Esto no es más que una demostración de cómo el pesimismo inunda el país. Mas del 60 por ciento de la muestra que fue encuestada por los medios de comunicación en la última “Gran Encuesta”, piensa que la nación está mal direccionada, un nivel similar a algunos países desarrollados que llevan años agobiados por la crisis económica mundial.

Aun así a los colombianos, cuando se les pregunta sobre su situación personal, más del 50 por ciento asegura que va en mejoría. Mostrando que las bases de la pesadumbre generalizada están más en el curso del Estado que en los vaivenes del hogar.

Algunos estudios demuestran, que Colombia es uno de los Países más felices del mundo, aspecto el cual se aprecia en los resultados de la Gran Encuesta, ya que los colombianos encuestados afirman que su situación personal y familiar va por buen camino, a pesar de que piensan de que el Gobierno NO.

Tal vez se piensa que el Estado está mal encaminado, pero a pesar de la falta de oportunidades nos hemos acostumbrado a guerrear cada día para subsistir, y esto nos ha hecho valorar más la vida y este País hermoso en el que tenemos la bendición de haber nacido y vivir hasta el día de hoy, y quien sabe hasta cuándo.

A pesar de que el País tiene un inmenso potencial, nuestros gobernantes no han sabido explotarlo o no han querido explotarlo, eso solo lo sabe Dios, pero bueno esperemos a ver qué pasa en los años de gobierno venideros para el mandatario presidencial que resulte electo.

Las encuestas, no es más, que una muestra de cómo la Estadística, nos puede servir para demostrar como la política, se ha ido transformando en politiquería, y como el pueblo lo va percibiendo; además de mostrar la opinión que los ciudadanos se van haciendo de un gobierno lleno de altibajos, sin perder la fe en el país y las ganas de sobrevivir, ser felices, salir adelante y conseguir un mejor futuro, cualidades de un buen colombiano, cualidades que parece ser que nuestros dirigentes han perdido y que deben recuperarse por el bien de todos.

Muy a pesar de esto los colombianos seguimos pensando muy en el fondo que aun hay esperanza de un país mejor, aunque ya vivimos en un gran país, una nación en la que se vive feliz, sin importar las adversidades.