¿COVID-19, crisis sanitaria o económica?

¿Más mata la gripe común y corriente que él Coronavirus?

Estadísticamente hablando, SI

Hemos visto cuarentenas sin precedentes en muchos lugares, hay razones de peso para estar alarmado, más no asustado, debemos vigilar lo que pasa con el Covid-19, pero ser inteligentes sobre las precauciones que vamos a adoptar y cuestionar toda noticia que escuches o leas y siempre validar los hechos antes de aceptarlos como una verdad.

A lo largo de la historia de la humanidad, está se ha visto azotada por epidemias letales, lo que ocurre actualmente, no es ajeno. De hecho en décadas recientes hemos tenido epidemias que asesinaron literalmente a muchas personas y tal vez como opinan algunos, sean medidas que toma la misma madre naturaleza para reducir la sobre población y la contaminación; pero particularmente el coronavirus (Covid-19), declarado como pandemia hace poco más de una semana esta provocando una crisis financiera peor a la recesión del 2008 cuando explotó la burbuja inmobiliaria en USA, llevando prácticamente a la economía global a pique en el mediano plazo y no se diga las pérdidas enormes en la microeconomía en el corto plazo.

NO soy profesional de la salud, pero desde el año 2009 laboro en dicho sector, en todo estos años he aprendido bastante de seguridad del paciente y un poco de epidemiología, esta última se basa netamente en estadísticas, disciplina que dominó por ser Ingeniero Industrial. Amo mi profesión, pero también me apasionan las ciencias económicas y debido al ejercicio profesional en el sector que mencioné, me he enamorado de las ciencias de la salud; razón por la que decidí combinar esas pasiones escribiendo el presente artículo.

Hablando de estadísticas tenemos que la letalidad de este virus según lo reportado por los Entes Internacionales es del 3.4% y podría llegar a ser del 5%, siendo notablemente inferior a epidemias por virus similares en el pasado, como el SARS y el MERS. Coronavirus hay muchos y fueron descubiertos desde los años 60, el Covid-19 no es el primero que nos ataca. Entre el 80 y el 82% de los contagiados desarrolla un resfriado común, el porcentaje restante termina hospitalizado con los medidas de aislamiento y tratamiento necesarias como si fuera una neumonía o una tuberculosis (TBC), esta, la TBC en Barranquilla, ciudad donde resido, es más probable adquirirla en la comunidad, como por ejemplo en un bus o un supermercado que el Covid-19, esto lo sustentan compañeros de trabajo, especializados en Medicina Interna y Neomulogía.

La infección se produce cuando una persona enferma tose o estornuda y expulsa partículas del virus que entran en contacto con otras personas. Este mecanismo es similar entre todas las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA). El nuevo Coronavirus causa una Infección de este tipo, es decir una gripe, que puede ser leve, moderada o severa. Puede producir fiebre, tos, secreciones nasales (mocos) y malestar general. Algunos pacientes pueden presentar dificultad para respirar.

El coronavirus COVID-19 ya está en más de cien países, causando estragos en la economía y los sistemas de salud a nivel global, sin embargo esfuerzos de distintos gobiernos han dado frutos en el intento de contener esta emergencia internacional, y han llevado a que ya en Wuhan, la ciudad industrial donde se originó el contagio, se retorne de a poco a la normalidad.

Esto no quiere decir que no tomemos precauciones, claro que hay que tomarlas pero en mi opinión son precauciones que hemos debido tener siempre, porque en el ambiente circulan millones de virus e inclusive mucho peores que el mencionado. Tampoco hay que entrar en pánico, debido a que este produce estrés y el estrés puede bajar las defensas de nuestro sistema inmunológico.

Vídeo compartido desde la cuenta oficial de Telemundo

Los mercados globales se han contagiado con el virus y caen estrepitosamente; ciudades enteras permanecen en cuarentena; millones de personas se encierran en sus casas; se cancelan eventos educativos, económicos, políticos, religiosos, deportivos y culturales; miles de empleos están en peligro y algunas compañías alrededor del mundo ya anuncian que se verán obligadas a declararse en bancarrota.

Las mercados cierran a la baja, en las dos últimas semanas hemos vivido dos lunes negros en las bolsas de todo el mundo, con leves recuperaciones en el resto de la semana, pero que no compensan lo perdido en la apertura semanal, con una avalancha de cierre de posiciones y ventas en corto, producto del temor a perder el dinero, que desencadenan bajas preocupantes en las acciones mejor valoradas de los últimos años. Cierres temporales de plantas de producción de las principales empresas del mundo y en la microeconomía de los más de 100 países donde se han reportado casos confirmados y probables, hay medidas extremas que conllevaron al cierre de restaurantes, cancelación de foros y eventos, limitación de los horarios de funcionamiento del comercio en general para evitar así aglomeraciones de personas y contener el contagio.

El Covid-19 generó la peor semana bursátil de la historia, en la que el Dow Jones ha entrado en territorio bajista y ha puesto fin a su mayor racha alcista. Atrás quedan los recuerdos de la crisis financiera de 2008: la crisis del coronavirus ha superado todas las expectativas, provocando un reguero de pérdidas que nos ha trasladado incluso a los peores episodios del crash de 1987. Gobiernos, organismos monetarios y reguladores del mercado se afanan en aprobar medidas que puedan contener el duro golpe que ha supuesto esta crisis de salud pública.

Conclusión: La crisis económica y social es real.

Es verdad, que es menos letal que otros, pero este se propaga muchísimo más rápido que cualquier otro, es esa la explicación de que se haya convertido en pandemia y a ciencia cierta no sabemos que vaya a pasar, posiblemente encuentren una vacuna, probablemente se obtengan mejores tratamientos y el cuerpo humano desarrolle anticuerpos para atacar el virus, convirtiéndolo en una infección viral como la Influenza.

GRACIAS A DIOS, NUESTRO CUERPO TIENE LA CAPACIDAD DE SANARSE A SÍ MISMO.

Lo primero que se debe entender es que la declaración de la Organización Mundial de la Salud que pone al COVID-19 como pandemia supone que la enfermedad epidémica ya se extiende en varios países del mundo de manera simultánea y que ahora los esfuerzos deben ser globales para intentar detener su rápida propagación. A diferencia del SARS o el ébola, uno de los grandes problemas que se tienen actualmente alrededor del COVID-19 es que se transmite de persona a persona antes de que estas presenten síntomas y tiene un tiempo de incubación de 14 días, por lo que una persona podría tenerlo y transmitirlo antes de darse cuenta y sus síntomas son muy similares a los de un resfriado común.

Pero por favor no entremos en pánico, sino la crisis agudizará y le cederemos terreno al Covid-19, es cierto que puede llegar a ser mortal en algunos casos, también es cierto que en la mayoría será una gripe común y corriente, pero no hay una vacuna ni una cura por el momento, solo nos queda prevención y aplicar las medidas contención, porque es aquí donde esta el éxito en esta batalla: Contener el virus y evitar que se propague, lavándose las manos correctamente y usando el tapabocas de forma adecuada.

Tomado del Instituto Nacional de Salud – Colombia.

Estamos frente a una crisis global en salud pública que repercute casi que instantáneamente en la economía local y mundial, actualmente en Colombia van mas de 100 casos confirmados y esto nos lleva a que debemos acatar las medidas de prevención y contención al pie de la letra y esperar con mucha FE que esto pase pronto, porque es bastante probable que esto vuelva a la normalidad, lo que no sabemos es si será pronto. PERO POR FAVOR NO ENTREMOS EN PÁNICO, sino esto será peor.

Lo BUENO es que la gente se ha auto-aislado y a las clínicas y hospitales están acudiendo los que realmente están enfermos y lo MALO es que la economía colombiana no está bien, y esto notablemente afectará las finanzas del ciudadano de a pie; esto porque evidentemente no somos un país europeo y aquí la tasa de desocupación es sumamente alta que conlleva a un trabajo informal y a un sub-empleo elevado.

Luis Fernando Palma Varela

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s